Consumir Hoy

En los tiempos actuales hablar de los cuidados de la salud deviene en múltiples propuestas especialmente publicitarias, que en parte responden más a la oferta comercial de productos y servicios que a pensar críticamente en aquellos factores que condicionan y/o exponen nuestra salud a riesgos constantes. Y cuando de drogas se trata, el aparato social tiende a marcar selectivamente aquellos consumos que desde siempre se han establecido como peligrosos para la vida. Llámense sustancias conocidas como ilegales. El concepto de peligrosidad de las mismas, y por ende de los sujetos que hacen uso de ellas, ha dado forma a métodos de control social de suma relevancia, enfocados en considerar a las personas que usan algunas drogas en enfermos o delincuentes. Pero si de salud se trata el tema es más complejo de cómo se lo mira habitualmente. Vivimos en una carrera vertiginosa por obtener objetos de consumo, permitimos sobre-exigencias, a veces explotación laboral en pos de todas las oportunidades que nos permitan acceder a todo lo que se muestra, con gran brillo, como equivalente a una buena vida o a una vida saludable. Y en esta agitado andar se incorporan usos y costumbres que no se cuestionan. Es así como no se otorga visibilidad a numerosos consumos que las personas sostenemos y que pueden en numerosos casos provocar sufrimiento. Desde este lugar es posible pensar que existe un universo de conductas abusivas, que no se encuentran siempre vinculadas a un objeto particular, como puede ser trabajar en exceso, la comida, la tecnología, sustancias legales como el alcohol, la automedicación, las compras. Prácticas que se encuentran naturalizadas en el diario vivir y, que de no advertir su compulsividad cuando ésta se presenta, puede llevar a una persona al aislamiento, al deterioro social o corporal al igual que aquellas vinculadas las comúnmente llamadas “drogas”. Estos conceptos amplios intentan posicionar el tema como un problema social, de responsabilización tanto individual como colectiva que apuntan a no estigmatizar a las personas por sus formas de vincularse al consumo de algunas sustancias, de no ubicar rótulos sobre ellas, sino de establecer prácticas que den cuenta de cómo nos ubicamos como sociedad de cara a estas situaciones. Hoy, en este 26 de junio proponemos instalar un Día de Acción Global con el lema ACOMPAÑE NO CASTIGUE. Instar a la NO VIOLENCIA desde todas las instituciones para con las personas y sus familias que sufren alguna situación difícil en relación a consumo de sustancias y por sobre todas las cosas que todos comprendamos que frente a una situación de difícil afrontamiento, cualquiera de nosotros sin distinguir edad, sexo, religión o clase social puede dispararle una conducta compulsiva.

 

Lic. Carina Stehlik.
Equipo de Coordinación Técnica.
AABRA Centro de Día en Problemáticas de Consumo.

Intervenciones Metodológicas en Arteterapia

Está abierta la inscripción al Curso denominado Intervenciones Metodológicas en Arteterapia a dictarse en las instalaciones de AABRA Mendoza.
Está conformado por 7 talleres, a realizarse los días jueves de 19 a 22hs.
Las temáticas a abordar bajo modalidad teórico práctica están dirigidas a la profundización sobre intervenciones metodologías en arte terapia: interdisciplinariedad, modalidades de intervención, diferentes ámbitos de intervención, técnicas de intervención, diagnóstico y abordaje.
A nivel metodológico se trabajará con diferentes lenguajes artísticos como plástica, expresión corporal, música y literatura.

Cupo máximo: 20 personas.

Se entergan certificación.

Inscripciones: Almirante Brown 1234, Godoy Cruz. Unicamente los días lunes o viernes de 14 a 20hs.

Más información: tel. 0261-153043187

 

AABRA Mendoza

Invitacion Presentación del Libro “Problemáticas del Consumo… Intervenciones Posibles”

Lic. Laura Alcaráz y Lic. Carina Stehlik

Invitan a la presentación del libro “Problemátcias del Consumo… Intervenciones Posibles”

Los Efectos de estos nuevos fenómenos de consumo en una sociedad enajenada, con la sensación de vivir el aquí y ahora, nos interrogan: ¿Todo acto de consumo puede transformarse en un consumo problemático?. Y si es así, ¿Cuáles son sus efectos secundarios? Alicia Donghi (Prólogo).

Día: 22 de diciembre 2015

Hora: 20hs

Lugar: Sala 3 – Nave Cultural – Ciudad de Mendoza – Argentina

 

libro copia

Ciclos de Seminarios de Actualización – Problemáticas del Consumo

Esta abierta la inscripción a Ciclos de Seminario de Actualización “Problemáticas del Consumo”, Acerca de la clínica interdisciplinaria.

Dirigido a: trabajadores sociales – psicólogos – médicos – abogados – técnicos en minoridad – acompañante terapéuticos – enfermeros – lic. en enfermería – operadores sociales y profesionales de la salud y afines.

Fecha de inicio: viernes 06 de noviembre 2015
Duración: 6 encuentros
Cursado: Viernes de 15 a 20hs y Sábados de 09 a 13hs.
Costo: $300  profesionales – $150 estudiantes

Inscripciones: Secretaría de Graduados , Planta Baja ala norte, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales – UNCuyo

Ciclos de Seminarios de Actualización – Problemáticas del Consumo

Esta abierta la inscripción a Ciclos de Seminario de Actualización “Problemáticas del Consumo”, Intervenciones posibles: de las Instituciones a las Familias.

Dirigido a: trabajadores sociales – psicólogos – médicos – abogados – técnicos en minoridad – acompañante terapéuticos – enfermeros – lic. en enfermería – operadores sociales y profesionales de la salud y afines.

Fecha de inicio: viernes 16 de octubre 2015
Duración: 6 encuentros
Cursado: Viernes de 15 a 20hs y Sábados de 09 a 13hs.
Costo: $300  profesionales – $150 estudiantes

Inscripciones: Secretaría de Graduados , Planta Baja ala norte, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales – UNCuyo

Ciclos de Seminarios de Actualización – Problemáticas del Consumo

Flyer Seminario Consumo

Esta abierta la inscripción a Ciclos de Seminario de Actualización “Problemáticas del Consumo”, de las adicciones a la lógica del consumo. Paradigmas de tensión.

Dirigido a: trabajadores sociales – psicólogos – médicos – abogados – técnicos en minoridad – acompañante terapéuticos – enfermeros – lic. en enfermería – operadores sociales y profesionales de la salud y afines.

Fecha de inicio: 11 de septiembre 2015
Duración: 6 encuentros
Cursado: Viernes de 15 a 20hs y Sábados de 09 a 13hs.
Costo: $300  profesionales – $150 estudiantes

Inscripciones: Secretaría de Graduados , Planta Baja ala norte, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales – UNCuyo

Ciclo de Seminarios de Actualización de Niñez y Adolescencia

Se encuentra abierta la inscripción al Ciclo de Seminarios de Actualización de Niñez y Adolescencia que inicia el próximo 31 de Julio.
Objtivos:

  • Problematizar las prácticas profesionales vigentes en materia de atención a la infancia y adolescencia.
  • Generar un ámbito que permita analizar y resignificar críticamente las intervenciones profesionales respecto de los parámetros fundamentales de la ley 26061.

Profesor a cargo: Lic. Sergio Reynoso.

Duración 6 encuentros a dictarse los días viernes y sábados de 15hs a 20hs y de 09hs a 13hs respectivamente.
Costo: $300 para graduados y $150 para estudiantes.
Inscripciones: Secretaría de Graduados – Tel 0261-413-5008 int. 2008

Como criar a los hijos

Eric LaurentPor Eric Laurent

Lejos de estar encerrado en un consultorio, viaja por el mundo dictando conferencias que son escuchadas por gente dentro y fuera del ámbito psi, encarnando lo que él ha postulado como el analista-ciudadano: aquel que elabora lo que dice de manera tal que pueda incidir en la civilización.

-Usted ha dicho que allí donde no hay más familia, ella subsiste a pesar de todo. ¿Qué es lo que subsiste?

-A partir de un momento que se puede pensar como el fin de una cierta forma tradicional de familia, y desde la igualdad de los derechos, sea entre hombres y mujeres, entre niños y padres o entre las generaciones, se desplazó la manera como se articulaba la autoridad. Además, con la separación entre acto sexual y procreación, y con la procreación asistida, vemos una pluralización de formas de vínculos que permiten articular padres y niños fuera de la forma tradicional. Una de las discusiones entre las civilizaciones de los países hoy es qué es lo que se puede llamar familia alrededor de un niño. Esto se puede hacer tanto con familias monoparentales como cuando hay dos personas del mismo sexo o varias personas que se ocupan de él. Es lo que queda de lo que era la oposición, en un momento dado, entre un modelo de familia tradicional o nada, nada que se pudiera llamar familia según la definición del código civil napoleónico, desde el punto de vista laico: una cierta forma que permitía transmitir los bienes y articular los derechos, pero afuera no había ni bienes ni derechos. Ahora hay pluralización completa y se sigue hablando de familia porque es una institución que permite bienes y derechos y la articulación entre generaciones. Entonces, es lo que queda; en ese sentido, creo que hay una conversación a través de nuestra civilización, un interrogante que da muchas respuestas, que algunos aceptan, otros rechazan y otros quieren mantener una forma definida, con un ideal determinado.

Laurent afirma que pensar la figura del padre hoy es un asunto crucial. Y que, incluso cuando el padre falta, lo que hoy no falta es un discurso acerca de lo que para ella es un padre, aun si está ausente. Además, la madre a su vez ha tenido un padre. Lacan trató de separar el padre del Nombre del Padre, es decir, de esta función paradojal prohibición-autorización, que puede funcionar o no más allá de las personas presentes.

-Actualmente, los nuevos roles de las mujeres en el mercado de trabajo y las innovaciones producidas por la ciencia llevan a escenarios impensables hace algunos años en cuanto a los modos de reproducción. ¿Qué tiene para decir el psicoanálisis ante esto?

-En todas estas variaciones o creaciones diversas, distintos discursos van a entrar en conflicto sobre lo que son el padre o la madre en esta ocasión. Pero lo que vemos es que nadie quiere tener hijos sin padres. Es muy llamativo, pero las peleas jurídicas de las comunidades gay y lesbiana para ser reconocidos como padres y madres de hijos, son para poder utilizar los nombres de la familia. El niño es confrontado al hecho de que fuera de la familia circulan otros discursos. ¿Cómo orientarse entonces cuando, por ejemplo, el niño es concebido por fertilización asistida con donante anónimo? Los chicos en la escuela le dicen: “¿Dónde está tu padre?” Y el niño contesta: “Yo no tengo padre”. ¿Cómo no va a tener un padre? Eso es imposible… Y entonces, ¿cómo va a contestar y sostenerse con eso? ¿Cómo va a inventar una solución, un discurso posible? El psicoanálisis puede, precisamente, ayudar a que en estas circunstancias el niño, la madre, puedan orientarse en un espacio en el cual sea posible usar los términos padre-madre de una manera compatible con el discurso común.

-Usted ha dicho que en los momentos de grandes cambios los chicos son las primeras víctimas, son los primeros en sufrir el impacto de estos cambios. ¿Cuáles son las cuestiones en juego para los chicos que están creciendo?

-Múltiples. Las formas de patología del lazo social con los chicos y entre los chicos se ven a través de las quejas de los que están a cargo de ellos, especialmente de los pedagogos, con el papel esencial que ahora desempeña la escuela en la civilización. No hace mucho que la escuela tiene este papel tan importante para criar a los niños. Antes, la articulación con la religión, la moral, el Estado, el ejército, tenían un peso, había una variedad de instituciones. Cada vez más se reduce el peso de éstas para centrarse en la gran institución escolar, que recoge a los niños y trata de ordenarlos a partir del saber. Una dificultad para los chicos de hoy (y lo vemos en la enorme cantidad de niños diagnosticados con déficit de atención o hiperactividad) es la de poder quedarse sentados cinco horas en una escuela, lo que no sucedía en otras civilizaciones. Lo curioso es que parece como una epidemia el hecho de que hay más y más chicos que no pueden renunciar a este goce de cuerpo a cuerpo, de las peleas, la agresión física, sin hablar de la violencia desproporcionada, característica de las pandillas de adolescentes. Todo este sufrimiento funda la idea de una patología de la infancia y la adolescencia. Se dice que los chicos no soportan las prohibiciones, no toleran las reglas.

-¿Podría aclarar un poco más qué pasa ahora en las escuelas?

-Al poner la educación universal y decir que todos los niños tienen iguales derechos, al meterlos a todos en el mismo dispositivo, hay patologías que entran dentro de este dispositivo escolar que no estaban antes. Por otro lado, con la precarización del mundo del trabajo cada vez más niños son abandonados por la presión que hay. Antes tenían madres para ocuparse de ellos. Ahora se ocupa el televisor. La tevé es como una medicación, es como dar un hipnótico: hace dormir… Es una medicación que utilizan tanto los niños como los adultos para quedarse tranquilos delante de las tonterías de la pantalla. Pero el televisor en común para toda la familia no es la oración común de la tradición, aquella que permitía vincular a los miembros de la familia a través de rituales. Cuando el único ritual es la televisión, comer delante de ella, hablar sobre ella o quedarse en silencio frente al aparato, esto permite articular poco esta posición del padre entre prohibición y autorización. La escuela es precisamente la que articula entonces esta función: los maestros aparecen como representantes de los ideales y esto agudiza la oposición entre niño y dispositivo escolar, transformando las patologías, que no pueden reducirse estrictamente a algo biológico ni a algo cultural, en la imbricación de éstos dentro del dispositivo de la escuela.

-Usted ha mencionado a Lewis y a Tolkien como dos personas que desde la literatura quisieron proponer modelos identificatorios posibles. En una época de caída de los ideales, ¿cómo orientar a los niños en ese sentido?

-La literatura es siempre una excelente vía para orientarse. Después del derrumbe de la Primera Guerra Mundial, del derrumbe de los ideales, los intelectuales estaban preocupados por cómo orientarse y orientar a la generación que venía. Algunos escritores explícitamente pensaron en elaborar con su obra una manera de proteger al niño de la tentación del nihilismo y orientarlo en la cultura y en las dificultades de la civilización, presentar figuras en las cuales el deseo pudiera articularse en un relato. Con El señor de los anillos, Tolkien hizo una tentativa de proponer a los chicos, a los jóvenes, una versión de la religión, un discurso sobre el bien y el mal, una articulación sobre el goce, los cuerpos, las transformaciones del cuerpo, todos esos misterios del sexo, del mal, que atraviesa un niño; versiones de la paternidad. Tolkien consiguió algo: hay muchos niños para los cuales el único discurso que han conocido y que les interesa sobre esto es El señor de los anillos en los tres episodios. De la misma manera, un escritor católico, como C. S. Lewis, hizo con las Crónicas de Narnia una versión de la mitología cristiana sobre el abordaje de los temas del bien y del mal, de la paternidad, de la sexualidad. Gracias al cine, Tolkien salió de sus años treinta, pero para una generación fue Harry Pot­ter, que articula la diferencia entre el mundo de los humanos y el mundo ideal de los brujos, poblado de amenazas, donde el bien y el mal se presentan como versiones del discurso.

-¿Qué pueden encontrar los chicos en la literatura?

-Harry Potter fue, para muchos chicos, incluso los míos, una compañía: ir creciendo de la infancia a la adolescencia a lo largo de los cinco o seis tomos de la historia. Además, presentó figuras de identificación muy útiles. Un niño podía prestar atención por lo que le decía Harry Potter, precisamente, sobre cómo se articulan el bien y el mal, sobre cómo hay que comportarse en la vida y cómo manejarse en las apariencias y en los sentimientos contradictorios que uno puede conocer al mismo tiempo. Son herramientas para salvar a las generaciones de la tentación del nihilismo, del pensar que no hay nada que valga la pena como discurso. Cuando nada vale como discurso, hay violencia. El único interés, entonces, es atacar al otro. La crisis de los ideales que se abrió con el fin de la Primera Guerra no se ha desvanecido. ¿A qué deberíamos prestarle atención? Hoy vemos un llamado a un nuevo orden moral, apoyado en el retorno de la religión como moral cotidiana. Cuando en Europa hay violencia en los suburbios, se hace un llamado a los imanes musulmanes para que dirijan un discurso de paz a los jóvenes de la inmigración. También a los curas, para tratar de ordenar un poco el caos engendrado por estos jóvenes desamparados que manifiestan conductas estrictamente autodestructivas por la desesperanza en la que están sumidos. En la esfera política, a través de la famosa oposición entre las cuestiones de issues (temas) y values (valores), vemos que ahora el tema es moral. Hay una tendencia a pensar que para volver a obtener una cierta calma en la civilización se necesita multiplicar las prohibiciones, que la tolerancia cero es muy importante para restaurar un orden firme, que la gente tenga el temor de la ley para luchar contra sus malas costumbres. Los analistas, frente a esta restauración de la ley moral, saben que toda moral comporta un revés, que es un empuje superyoico a la transgresión. Precisamente, la idea de los analistas en su experiencia clínica es que saben que cuando la ley se presenta sólo como prohibición, incluso prohibición feroz, provoca un empuje feroz, sea a la autodestrucción, sea a la destrucción del otro que viene sólo a prohibir. Hay que autorizar a los sujetos a respetarse a sí mismos, no sólo a pensarse como los que tienen que padecer la interdicción, sino que puedan reconocerse en la civilización. Esto implica no abandonarlos, hablarles más allá de la prohibición, hablar a estos jóvenes que tienen estas dificultades para que puedan soportar una ley que prohíbe pero que autoriza también otras cosas. Hay que hablarles de una manera tal que no sean sólo sujetos que tienen que entrar en estos discursos de manera autoritaria, porque si se hace esto se va a provocar una reacción fuerte con síntomas sociales que van a manifestar la presencia de la muerte.

-¿Cómo criar a los niños en esta época?

-Hay que criar a los chicos de una manera tal que logren apreciarse a sí mismos, que tengan un lugar, y que no sea un lugar de desperdicio. En la economía global actual, el único trabajo que puede inscribirse es uno de alta calificación, al cual no siempre van a tener acceso. No podemos pensar que vamos a salir adelante sólo con la idea de que si uno trabaja bien y tiene un diploma va a encontrar un trabajo. Hay niños que no van a entrar y, a pesar de esto, tienen que tener un lugar en nuestra civilización. No hay que abandonarlos. Y éste es el desafío más importante que tenemos, el deber que tenemos nosotros frente a ellos. Concebir un discurso que pueda alojarlos dentro de la economía global.

Agradecemos al Marriott Plaza Hotel por la colaboración prestada para la realización de esta nota.

PERFIL

  • Psicoanalista francés, doctor en psicoanálisis por la Universidad de París VIII. En la Francia inquieta de finales de los años 60 conoció a Jacques Lacan y decidió formarse con él; se convirtió en uno de sus más destacados alumnos. Delegado general de la Asociación Mundial de Psicoanálisis, da clases a nivel de posgrado en el Departamento de Psicoanálisis de la Universidad de París VIII, institución donde también enseñaron Foucault, Deleuze, Badiou y el propio Lacan.
  • Trabajó durante más de 20 años en Sainte-Anne, un destacado hospital psiquiátrico cuya fundación se remonta a los tiempos previos a la Revolución Francesa.
  • Sus artículos han sido traducidos a siete idiomas, y doce de sus libros han sido publicados en español.
  • Ha dictado conferencias en la Universidad de Columbia en Nueva York; en diversas ciudades de Europa; en Tel Aviv, Montreal, Buenos Aires, así como en otras ciudades de América latina.

Por Verónica Rubens

Presentación Libro “El Silencio de las Drogas” por Luis Salamone

libro el-silencio-de-las-drogasAABRA Mendoza invita el viernes 29 a las 19:30hs en la Nave Cultural (Informes: 4495288) Av. España y J. A. Maza, Ciudad de Mendoza; Sala 3, a la presentación del libro “El Silencio de las Drogas” de Luis Darío Salamone. Entrada libre y gratuita.

La relación entre las drogas y el silencio nos permitirá interrogar varias cuestiones.

Por un lado aquellas cosas que las drogan acallan: los conflictos que el sujeto solo logra evitar, tapándolos. Aplastándolos con un goce del cual no dice nada.

Por otro lado estamos ante una forma de satisfacción que suele estar asociada al silencio de la pulsión de muerte.Algunos abordajes terapéuticos de estos casos no hacen más que duplicar ese silencio.

El psicoanálisis propone, en cambio, un retorno a la dimensión de la palabra.Procuraremos hacer inteligibles cuales son las cuestiones de las que nos habla, a pesar suyo, el sujeto intoxicado; y también aquello que, con las drogas, procura hacer callar.

Luis Dario Salamone es Lic. en Psicología. Dr. en Psicología Social. Miembro de la Escuela de la Orientación Lacaniana y la Asociación Mundial de Psicoanálisis (AE 2007-10).Co director del TyA (Toxicomanías y Alcoholismo) y Asesor de ENLACES, departamentos del Instituto Clínico de Buenos Aires. Docente del Instituto Clínico de Bs. As. y el Instituto Oscar Masotta. Profesor Asociado del Departamento y el Master en Psicoanálisis de la Universidad J. F. Kennedy.Autor del libro “El amor es vacío” y numerosos artículos publicados en libros, revistas y periódicos.

Fecha y horario: Viernes 29° de Agosto, 19:30 hrs.

Lugar: Nave Cultural Av. España y J. A. Maza, Ciudad de Mendoza; Sala 3

Entrada libre y gratuita.

(Informes: 4495288)

“Existe una dialéctica entre lo que es posible decir sobre y con la droga, y lo que permanece imposible. La droga desinhibe, empuja a decir y a escribir, pero la experiencia de la droga guarda en su corazón un silencio. El libro de Luis Darío Salamone explora esta dialéctica de múltiples formas. Explora los silencios en su variedad. Distingue la ruptura con la cadena significante y la ruptura con la dimensión de los sentidos, de aquella con la palabra que comienza a contornear el vacío. Bajo su influencia, el sujeto intoxicado puede hablar horas y, sin embargo, no decir nada. Se produce una “confusión”, como lo dice uno de los sujetos en la parte de la casuística que comprende el libro. O bien se libera una escritura sin fin, pero en la que nada se escribe. Pero también, la mejor literatura pudo escribirse bajo la influencia directa de diversas sustancias. Luis Darío Salamone da ejemplos de los aspectos productivos de la experiencia del vértigo subjetivo en el que el sujeto libera su escritura perdiendo el sentido de los límites de la Homeostasis.

[…] Este libro es testimonio del esfuerzo del analista para seguir siendo el partenaire de un sujeto que conoció la muerte subjetiva en esa relación con ese superyó extraño que es la droga.”

Del Prólogo de Eric Laurent

Auspicia:
ghkj-01

Marca 1